La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.

Groucho Marx

EL HUMORISMO


EL HUMORISMO es el realismo llevado a sus últimas consecuencias. Excepto mucha literatura humorística, todo lo que hace el hombre es risible o humorístico. En las guerras deja de serlo porque durante éstas el hombre deja de serlo. Dijo Eduardo Torres: «El hombre no se conforma con ser el animal más estúpido de la Creación; encima se permite el lujo de ser el único ridículo». Joaquín Mortiz, 1972



La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano. Victor Hugo



Poesía es uno de los más bonitos apodos que damos a la vida. Jacques Prévert







lunes, 20 de julio de 2009

RECONOZCO QUE PARA MUCHOS SERA UN "PEÑAZO" PERO.... 5 ENTRADAS SOBRE ROBERT CAPA Y GERDA TARO

HE DECIDIDO PUBLICAR JUNTAS LAS 5 ENTRADAS SOBRE ROBERT CAPA Y GERDA TARO SI SIRVEN PARA QUE CONOZCAMOS MEJOR A ESTOS DOS MAGNIFICOS FOTOGRAFOS, A MI YA ME VALE.


PRIMER TITULO:"Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es que no te has acercado lo suficiente" -Robert Capa-

Por Ernest Alós (6-7-2.009)
LAS FOTOGRAFÍAS DE ROBERT CAPA Y GERDA TARO serán desde el martes la gran atracción del verano en el MNAC. La muestra incluye todas las imágenes del reportaje del que surgió el más conocido y discutido icono de la guerra civil, en un ejercicio de transparencia que ha reabierto el debate. Las últimas investigaciones cambian incluso el lugar de los hechos. La imagen de un miliciano fulminado por una bala en Córdoba es el icono con que el mundo reconoce la guerra civil española, el acta fundacional del fotoperiodismo bélico y el éxito profesional que apuntaló el mito romántico de Robert Capa. Pero desde 1972 la han rodeado la sospecha del engaño y los intentos de salvaguardar la honra de su autor. Este debate se jugó con las cartas tapadas hasta que en septiembre del 2007 el Centro Internacional de Fotografía de Nueva York, que vela por el legado de Capa, presentó las exposiciones ¡Esto es la guerra!: Robert Capa en acción y Gerda Taro, que a partir del martes podrán visitarse en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC).En esta muestra, por primera vez se mostraron las 40 fotografías conservadas de ese polémico 5 de septiembre de 1936 y las revistas donde fueron publicadas. El fallecido biógrafo oficial de Capa, Richard Whelan, ofreció en el catálogo que el MNAC publica ahora por primera vez en castellano y catalán su versión definitiva. Whelan, en pocas palabras, reconocía que el fotógrafo participó en una escena ficticia hasta que un tiroteo franquista la convirtió en un drama.


Héroe mujeriego.

Pero la transparencia informativa ha reabierto el debate y facilitado nuevos estudios,como el presentado hace unas semanas por el profesor de la Universidad del País Vasco José Manuel Susperregui, que hacen que de nuevo la muerte del miliciano sea un caso abierto, en el que está en juego el mito de Capa, el héroe mujeriego, atrevido y fanfarrón convertido en santo patrón de los corresponsales de guerra.
Quienes se acerquen a Montjuïc podrán ver las imágenes épicas del miliciano caído. También las poses chuscas de los mismos voluntarios jugando a la guerra frente al objetivo del fotógrafo, los encuadres sospechosos que muestran a dos soldados diferentes cayendo en el mismo punto y la secuencia de 40 imágenes, procedentes de revistas, copias originales y un puñado de negativos con que Richard Whelan reconstruyó una secuencia plausible.
El 5 de agosto de 1936 llegaron a Barcelona dos jóvenes fotógrafos. La alemana Gerda Pohorylle y el húngaro Endre Friedmann, ambos judíos y exiliados, habían creado un personaje, Robert Capa, para vender mejor las fotos, primero de Friedmann y luego de ambos. Ella (que pronto empezó a firmar como Gerda Taro) murió en Brunete al cabo de un año y él se hizo famoso gracias a una foto que siempre le incomodó y de la que dio, a regañadientes, al menos tres explicaciones. Según su amiga Hansel Mieth, Capa explicó así qué les pasó a los milicianos: “Todos hacíamos el tonto. Estábamos de buen humor (...) Bajaron corriendo la ladera y yo también eché a correr. (...) de pronto todo era real”.Pero este relato no cuadra con la versión que el propio Capa dio en un programa de radio en 1947: “No eran soldados y morían a cada momento con grandes gestos, convencidos de que era por la libertad y por una buena causa”. Y menos con otra entrevista en que llegó a explicar que sus milicianos cargaron al grito de “¡vamos!” hasta cuatro veces contra una ametralladora enemiga, mientras él sacaba la cámara desde el fondo de la trinchera sin mirar.Las primeros intentos de demostrar que no era una obra maestra del fotoperiodismo sino de la propaganda incurrieron en flagrantes contradicciones y perdieron fuerza ante la identificación del caído, por un historiador aficionado de Alcoi, como Federico Borrell, único miliciano de la columna cenetista fallecido en Cerro Muriano el 5 de septiembre de 1936.Una identificación descartada en un documental, la Sombra del Iceberg: el miliciano que debería dejar de tener nombre es claramente más viejo de lo que era Brotons en esa fecha. En esta versión canónica, Whelan intenta compatibilizar todas las pruebas para llegar a la conclusión de que “no es ni la fotografía de un hombre fingiendo haber sido disparado, ni una imagen tomada durante lo que normalmente consideraríamos el punto álgido de la batalla”. ¿Entonces? Según Whelan, la secuencia empieza con los milicianos (entre ellos el muerto) blandiendo sus fusiles en lo alto de una colina. Después simulan situarse en posición de disparo en varias ocasiones, se apostan en una trinchera, saltan sobre ella, vuelven sobre sus pasos y,cuando uno de ellos posa ante el fotógrafo que espera tomar un contrapicado heroico, las balas desde las líneas franquistas interrumpen trágicamente la escena. Un compañero acude a retirar el cuerpo y cuando lo ha hecho, cae abatido en el mismo punto que el anterior.
El biógrafo aporta también el testimonio de un CSI de Menfis que, pese a lo antinatural de la postura del miliciano muerto, argumenta que pudo recibir un tiro en el costado izquierdo mientras estaba de pie, posando. “Federico Borrell estaba posando para lo que pretendía ser un retrato heroico, pero de una manera totalmente inesperada se convirtió en la fotografía de un hombre que acababa de ser mortalmente herido”, concluyó Whelan. Pero incluso la versión posibilista se acaba de topar con una enmienda a la totalidad tras la última aportación al debate, a cargo del profesor de Fotografía José Manuel Susperregui. En su libro Sombras de la Fotografía, publicado por la Universidad del País Vasco, Susperregui aporta una localización geográfica alternativa para la escena, algo que puede modificarlo todo. La identificación del campo de cereales donde se tomaron las fotografías como Cerro Muriano se basó en pruebas circunstanciales, y el horizonte de las fotografías nunca había podido ser relacionado con el paisaje del lugar. Las imágenes de refugiados huyendo que acompañaban el reportaje cuando fue publicado en la revista Vu sí correspondían a esta loma cercana a Córdoba y un artículo en el diario madrileño La Voz certifica la presencia de “dos muchachos jóvenes, casi dos chiquillos”, Capa y Taro, en los combates de Cerro Muriano. Identificado el lugar , existía la certeza de que los fotógrafos estuvieron bajo las balas, de la presencia del batallón anarquista de Alcoi, de la muerte de Federico Borrell, el único caído ese día...Pero la publicación de todas las fotografías en el catálogo de la exposición ofreció material para que Susperregui sospechase. En dos imágenes se distingue una línea de lomas: el profesor vasco envió la fotografía a ayuntamientos cordobeses y acabó recibiendo respuesta. De las fotografías que acompañan su libro es difícil no llegar a la conclusión de que la escena se desarrolló en el Llano de Banda, cerca de la localidad cordobesa de Espejo, a más de 50 kilómetros de Cerro Muriano. El problema es que en Espejo hubo combates semanas antes y después de que Capa pasara por allí, pero no en las mismas fechas. La hipótesis del profesor vasco es que al llegar a un frente inactivo, Capa y Taro organizaron en Espejo una serie de “simulaciones y posados”, sin que silbase una bala ni muriese nadie, antes de ir a Cerro Muriano, donde llegaron a tiempo de fotografiar a los civiles.

¿Por qué no Taro?

Del análisis de la fotografía, Susperregui concluye además que fue tomada con una Rolleyflex (con negativos cuadrados,que según Whelan solo utilizaba Taro) sobre trípode, combinando imágenes sucesivas en picado y contrapicado, un sello estilístico de Capa. La versión de la foto publicada por la revista Life parece indicar que, en el resto de copias, al cortar una franja del cielo se dio un formato rectangular (el de la Leica de Capa) a la imagen. Así que, aunque Susperregui insista en la autoría de Capa, asumiendo que él manejaba ambas cámaras, ¿por qué no podía Taro reproducir los tics de quien le introdujo en el oficio? ¿Por qué, pues, no podría estar equivocado hasta ahora el lugar, el protagonista y, también, el autor?Aunque no se reabra este debate, ¿cuál sería la consecuencia de que la foto no solo fuera una pose que acabó mal, sino una total y completa representación? “Que un fotógrafo de 22 años haga trampas lo entiendo, pero no lo apruebo”, protesta el profesor vasco.La conservadora del ICP Cynthia Young se muestra abierta a replantear la ubicación a “nuevas interpretaciones”, ya que “no tenemos la secuencia completa, ni negativos, y la base factual es escasa”. Pero se resiste a descartar que en Espejo, en el fluido frente de Córdoba, se hubiese podido producir un tiroteo como el que postuló Whelan.
El responsable de Fotografía del MNAC, David Balsells, ha modificado su postura una vez conocido el material cuya exposición ha supervisado: “En el año 2000 estaba convencido de que la foto era verdad: ahora ya no sé que decir, casi preferiría pensar que me es igual”.En el estado actual del debate, solo quedan dos posibilidades. O Capa escenificó una escena bélica y unos disparos inesperados acabaron con varios de sus modelos o bien los convenció para que se hiciesen el muerto a la hora de la siesta. En ambos casos estaría justificado el silencio, el remordimiento por haberse hecho un nombre a partir de un fraude mayor o menor… pero también se explicarían los años de arrojo casi suicida con los que purgó su hipotética culpa y, en cualquier caso, justificó desobras la fama que empezó a nacer en un secarral de Córdoba.Porque no hay duda de quién retrato las caras de dolor de las víctimas de la guerra, quién dejó imágenes de los combates de Teruel que anuncian Stalingrado, quién supo ver los ojos llorosos de los brigadistas obligados a despedirse de España, quién saltó una y otra vez en paracaídas sobre el campo de batalla, quién y cómo saltó a la playa en la primera oleada de la sangrienta playa de Omaha y quién, cuándo y cómo saltó por los aires en Indochina, la última guerra de Robert Capa.


VERDADERAMENTE ME DA IGUAL QUE SEA O NO UN POSADO, SIGUE SIENDO (PARA MI) UN GRITO CONTRA LA GUERRA. ¡¡¡¡NO A LA GUERRA!!!! ¡¡¡¡NO A LAS GUERRAS OLVIDADAS!!!


2º TITULO: GERDA TARO (1 de 3)





Era hermosa y osada. Murió a los 27 años haciendo fotos en el frente de Brunete durante la Guerra Civil. Compartió autoría con su compañero, Robert Capa, luego firmó sola y después cayó en el olvido.
Hace algo mas de setenta años que Gerda Taro encontró la muerte en el frente de Brunete mientras cubría como reportera gráfica la Guerra Civil. Mientras huía del avance de las tropas franquistas montada sobre el estribo de un coche que transportaba algunos soldados heridos, un ataque de la aviación hizo que un tanque republicano golpeara el automóvil haciéndola caer al suelo. Las cadenas del carro de combate pasaron sobre la parte inferior de su cuerpo. Aún con vida, fue trasladada a un hospital en El Escorial donde falleció en la madrugada del 26 de julio. Pocos días después, el 1 de agosto habría cumplido 27 años. Su cadáver fue trasladado a París, donde el Partido Comunista Francés organizó un entierro multitudinario que la transformó inmediatamente en heroína y mártir. Que no fuera miembro del partido no impidió que fuera presentada como una camarada caída en combate por la revolución. Su trabajo para la prensa ilustrada de izquierdas, en revistas como Regards o Ce Soir, y su simpatía y proximidad hacia el Frente Popular en Francia así como su posicionamiento militante en la guerra a través de sus imágenes fueron el vehículo para tal transformación.
Su corta carrera fue creciendo y definiéndose en paralelo al desarrollo de los acontecimientos en España.
Su carrera como fotógrafa había durado apenas un año y se había centrado exclusivamente en la Guerra Civil española. Una breve carrera marcada y en buena medida determinada por la presencia a su lado de Robert Capa, su pareja tanto en lo personal como en lo profesional. Si Capa fue quien la inició en la fotografía, también fue quien directa o indirectamente ensombreció su figura y su trabajo en los años posteriores a su muerte. Al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos, adonde muy pronto se trasladó Robert Capa, el hecho de que fuera una mujer atractiva (en todas partes se resaltaba que era una "pequeña y hermosa mujer") y las propias circunstancias de su muerte (descrita como la primera fotógrafa de guerra presente en primera línea de fuego y probablemente la primera en morir mientras realizaba su trabajo) contribuyeron a distraer la atención hacia lo anecdótico y lo sensacionalista en perjuicio de su obra. Una marca de chicles de Filadelfia llegó a incluir en una colección sobre Historias verdaderas de la guerra moderna un dibujo coloreado que representaba el momento del fatal accidente que le costó la vida.


Esto era en 1938. Durante la Segunda Guerra Mundial y especialmente tras acabar el conflicto, su nombre y sus imágenes prácticamente desaparecieron. Y más aún, muchas de ellas fueron adjudicadas a quien había sido su compañero y depositario de sus bienes tras su muerte, el propio Robert Capa.
Una triste realidad que empezó a ser subsanada, paradójicamente, por el conocido biógrafo de Capa, Richard Whelan. En su biografía sobre el fotógrafo, publicada en 1985, reconocía la presencia y la autonomía del trabajo de Gerda Taro, sin llegar por ello a restituir decididamente su figura. Quien emprendió de un modo ejemplar esta tarea fue la investigadora alemana Irme Schaber a principios de los años noventa. En 1994 publicó el libro Gerda Taro. Una fotógrafa revolucionaria en la guerra de España, una exhaustiva biografía que junto a los datos aportados por Whelan sobre la relación entre Capa y Taro ha alimentado en buena medida todo lo que se ha escrito sobre ella en la última década.
Como muy bien planteó Irme Schaber en el estudio citado, su figura es un ejemplo visible de cómo la historia de las mujeres se ha visto generalmente desdibujada y ocultada, hasta el punto de que los tres motivos fundamentales por los que Taro fue tomada en consideración eran: haber vivido y trabajado con un hombre famoso, ser atractiva y la tragedia de su muerte. Tres elementos que no han hecho sino dificultar una apreciación equilibrada de lo que simbolizó y representó su trabajo como reportera en la Guerra Civil.
TERCER TITULO: GERDA TARO ( 2 DE 3 )


Gera con su maquina Rolleiflex

http://grouchomaniaco.blogspot.com/2009/07/gerda-taro-1.html

Gerda Taro nació como Gerta Pohorylle en Stuttgart el 1 de agosto de 1910, en el seno de una familia judía de origen polaco. Su juventud estuvo marcada tanto por el deseo de ascenso social como por el sentimiento de exclusión derivado del hecho de ser judía. El contexto social y político de Alemania en esos años le hace moverse en torno a movimientos juveniles de izquierda que combaten el ascenso del nazismo. Como para muchos otros, la situación en su país tras el ascenso al poder de Hitler provoca su huida hacia París en 1933, donde se integra en los círculos de refugiados y sobrevive haciendo diversos trabajos.
La atmósfera en su entorno es la de un profundo sentimiento antifascista y ella mantiene, como ya hiciera en Alemania, una gran proximidad con el Partido Obrero Socialista de Alemania (SAPD). Es en septiembre de 1934 cuando conoce a André Friedman (más adelante Robert Capa). De aquí a 1936 su relación personal y su colaboración profesional irán creciendo en paralelo: en 1934 ella ayuda a Capa en tareas administrativas y organizativas, en 1935 él la inicia como fotógrafa, y en 1936 ambos cambian sus nombres originarios por los de Gerda Taro y Robert Capa. La relación de Gerda con la fotografía, así como sus conocimientos, habían ido aumentando también en ese tiempo al entrar a trabajar desde octubre de 1935 en la agencia Alliance Photo, donde se familiarizó con diversos aspectos del medio. En febrero de 1936 consigue su primer carnet de prensa, y ya en el mes de julio, casi coincidiendo con el estallido de la Guerra Civil, deja su puesto en Alliance Photo para empezar como fotógrafa profesional.
Da así comienzo una carrera que será lamentablemente muy corta y que irá creciendo y definiéndose en paralelo al desarrollo de los acontecimientos en España. En buena medida, el tiempo que va de agosto de 1936, cuando hace junto a Capa su primer viaje a Barcelona, hasta su muerte en julio de 1937 es la historia de una evolución personal, de la consecución de una autonomía como fotógrafa y del apunte del nacimiento de un estilo.
Es bien conocido que los primeros reportajes que hace los desarrolla junto a Capa, que fotografiaban las mismas situaciones y lugares, que ella utilizaba preferentemente una Rolleiflex y él una Leica, diferencia de formatos (cuadrado y rectangular) que permitió la identificación de las imágenes que hizo una y otro, y que durante algún tiempo las fotografías de ambos se vendieron y se publicaron bajo la firma común de "Capa", el nombre que habían creado juntos.
Durante los primeros meses de la guerra, esa situación básicamente se mantiene, pero, especialmente a partir de 1937, aparece ya una Gerda Taro que se va independizando progresivamente de su compañero y maestro: realizan viajes y reportajes por separado, el copyright de las fotos va pasando de ser "Capa" a "Capa & Taro", hasta llegar a firmar como "Taro". Su contrato con Ce Soir, la publicación de orientación comunista dirigida por Louis Aragon, rubrica esta autonomía.
Su nacimiento como fotógrafa estuvo acompañado también de un acercamiento cada vez mayor hacia la realidad que fijaba en imágenes. Es realmente arriesgado tratar de definir un estilo en las fotos de Gerda Taro, su trayectoria fue demasiado corta como para que se desarrollara, pero sí puede verse cómo fue construyendo su posición ante la guerra y afirmando su oficio.


4ºTITULO: GERDA TARO ( 3 DE 3 )









NIÑO CON GORRA DE LA F.A.I (BARCELONA)

Fotografió en Barcelona la nueva realidad que ofrecían los milicianos en las calles, los niños jugando entre las barricadas y las mujeres instruyéndose para la guerra en la playa; cerca del frente de Aragón el trabajo de los campesinos; las dificultades y la huida de la población civil en el frente sur, cerca de Córdoba; el cerco de Madrid y la vida en las trincheras; la batalla de Guadalajara donde testimonia la victoria de las tropas republicanas; a las víctimas de la guerra en un hospital de Valencia y a los huérfanos en un orfanato de Madrid; la situación en el frente de Segovia; la actividad de los dinamiteros en la defensa de Madrid; el II Congreso Internacional de Escritores por la Defensa de la Cultura en Valencia y Madrid; y finalmente los combates de la ofensiva de Brunete donde encontró la muerte.
Comenzó fotografiando la revolución y acabó registrando la guerra, pasó de registrar la realidad a testimoniar el acontecimiento, simbolizando y vehiculando con sus imágenes las necesidades de la República. En su trabajo se observa que cada vez fotografiaba más cerca, desde dentro, como venía a reclamar Capa en su célebre frase, pero su cercanía parece tener una doble faceta que la caracteriza. Por una parte, aceptar y explorar el riesgo de su profesión como reportera para captar las mejores y más audaces imágenes, algo que sin duda llegó a desarrollar eficazmente. Pero también como expresión de un espíritu de militancia que tenía mucho que ver con el que animaba a las Brigadas Internacionales, dada su condición de refugiada y su clara posición antifascista, por el que fue implicándose cada vez más con una situación que sentía como propia.
Sus fotos muestran la proximidad y la espontaneidad, quizás intuición, de quien sabe y asume que con cada disparo de su cámara está construyendo una toma de posición. La misma claridad y firmeza que Gerda Taro, más allá de los estereotipos que han rodeado su figura, desplegó para afrontar su vida. François Maspero, autor también de una poética biografía sobre Taro, titulada precisamente La sombra de una fotógrafa, lo expresa bien cuando afirma: "...todo en ella es política. Su vida, su comportamiento, sus fotos. Política en el sentido más amplio y más justo, que es sentirse concernido por su tiempo. De vivirse como sujeto y no sólo como objeto. Sujeto de la Historia y sujeto de su propia historia.



5º Y POR AHORA ULTIMO TITULO: DEDICADO A MARACUYA - EL ULTIMO REPORTAJE DE GERDA TARO, (LA MITAD DE ROBERT CAPA, LA OTRA MITAD: ENDRE FRIEDMANN)


Este reportaje es el último que envió la fotógrafa Gerda Taro a la revista ilustrada "Regards". Las fotografías corresponden a la toma de la villa de Brunete por las tropas republicanas españolas en Julio de 1937, en el transcurso de la Guerra Civil española.Este fue su último reportaje, porque Gerda Taro murió como consecuencia del aplastamiento que la mitad inferior de su cuerpo sufrió en la batalla de Brunete en julio de 1937, cuando se hallaba en el estribo del coche del general Walter, que fue arrastrado por un tanque republicano.Gerda falleció al día siguiente en el hospital de El Escorial.Estaba a punto de cumplir veintisiete años.El periódico francés "Ce Soir", para el que trabajaba, daba así la noticia:"Ce Soir, 28 juillet 1937. Notre reporter photographe Mlle. Taro a été tuée près de Brunete où elle avait assisté à la bataille. Un tank républicain tampona la voiture sur le marchepied de laquelle elle était montée pour quitter le village tombé aux mains des insurgés."Una reseña norteamericana de 1938, reflejaba la muerte de Gerda Taro, a quien consideraba la primera reportera gráfica muerta en una acción de guerra.

http://www.elangelcaido.org/comunicacion/028/028gerdataro.html

2 comentarios:

maracuyá dijo...

Ahhhhjajaja...tengo que aprender a contar!!! Subo y bajo, y no puedo contener la risa. Perdón Groucho.

Cinco, cinco hermosas y conmovedoras entradas, para coleccionar, para leer al hilo, juntas, sin interrupción!!!

Que ahora son seis!!!! jajaja...vos dirás de qué me río....de mí, de mí.

Gracias Groucho. Pero ahí dice POR AHORA, así que yo me animo y te doy el beso:

6 de 7

Groucho dijo...

MARACUYA, ME DESCUENTO CON MUCHA FACILIDAD:p.
HE ESCRITO "POR AHORA" POR QUE CUANDO VAYA A LA MUESTRA DEL MNAC INTENTARE CONTAROSLA.
BESO RECIBIDO Y EMITIDO OTRO PARA TI.

Gracias Carlos Galeón

Gracias Carlos Galeón

GRACIAS ROSALIA

GRACIAS ROSALIA
ROSAS BLAU-GRANA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Gracias Winnie0

Gracias Winnie0

Gracias Winnie0

Gracias Winnie0

Gracias Logan & Lory

Gracias Logan & Lory

GRACIAS CONTRAMIPERSONA

GRACIAS CONTRAMIPERSONA

GRACIAS CONTRAMIPERSONA

GRACIAS CONTRAMIPERSONA

REGALO DE CONTRAMIPERSONA

REGALO DE CONTRAMIPERSONA
GRACIAS AMIGO

WINNIEo 1 AÑITO

WINNIEo 1 AÑITO
FELICIDADES

MUCHAS GRACIAS POR TU HAIKÚ!!!

MUCHAS GRACIAS POR TU HAIKÚ!!!
GRACIAS A TI SUSANA MARACUYA

NO ES UN PREMIO, ES UN REGALO

NO ES UN PREMIO, ES UN REGALO
GRACIAS NEUROSCOPETIX

DIBUJO DE LORY

DIBUJO DE LORY
GRACIAS, LOGAN Y LORY

PREMIO LUZ

PREMIO LUZ
GRACIAS FAUVE

PREMIO BLOG DE OURO

PREMIO BLOG DE OURO
Gracias, Eva

PREMIO BLOG DE OURO

PREMIO BLOG DE OURO
Gracias, Ricardo

PREMIO BLOG DE ORO

PREMIO BLOG DE ORO
GRACIAS SIRVI

PREMIO BLOG GENIAL

PREMIO BLOG GENIAL
Gracias a Paralelo ADN

YOUR BLOG ROKS

YOUR BLOG ROKS
GRACIAS, ESCULAPIO HIJO DEL SOL

PREMIO LEMONADE

PREMIO LEMONADE
Gracias,Esculapio Hijo del Sol

ESTE BLOG É UMA JÓIA

ESTE BLOG É UMA JÓIA
GRACIAS, EL MARIDO DE LA PORTERA

ESTE É UM BLOG MAGICO

ESTE É UM BLOG MAGICO
GRACIAS MARA Y CUYA

ESTE É UM BLOG MAGICO

ESTE É UM BLOG MAGICO
GRACIAS S., PECADORA

PREMIO DULZURA

PREMIO DULZURA
GRACIAS, MARGA FUENTES

BLOG DE ORO

BLOG DE ORO
GRACIAS,Mariana Castrogiovanni, Sirvi, esculapio hijo del sol

PREMIO DARDOS

PREMIO DARDOS
GRACIAS,Mariana Castrogiovanni, Sirvi, Esculapio hijo del sol.

PREMIO A LA CREACION ARTISTICA - BLOGGERS ARTS

PREMIO A LA CREACION ARTISTICA - BLOGGERS ARTS
GRACIAS RAMPY

PREMIO PARALELO ADN AL BLOGGER AVISPADO

PREMIO PARALELO ADN AL BLOGGER AVISPADO
GACIAS L&L

PREMIO VIOLETA

PREMIO VIOLETA
GRACIAS, MARGA FUENTES

LIBRO Y ROSA

LIBRO Y ROSA
GRACIAS GATA COQUETA

MARACUYA,NO TE HE PEDIDO PERMISO, PERO SE QUE TU ME DEJARAS PONER ESTE TEXTO EN ESTA ESQUINITA...

Con vos liados
van mis pasos
hasta la orilla húmeda y caliente.
Hasta el borde donde, osadamente,
se cuela tu recuerdo dentro del vestido
como arena fina,
acariciándome...

MARACUYA ME ESCRIBIO (2)HAIKÚS

Arden mis ganas
soñándote en la piel
de mi regazo.

Tu poema tiene
una mirada bella,
cálida, sensual.

Etiquetas

Archivo del blog